Escuela de danza - XV
La placa elegida, ya instalada en fachada.

Escuela de danza - XV

La placa elegida, ya instalada en fachada.

Escuela de danza - XIV

A petición del cliente realizamos un segundo estudio para la placa de la fachada.

Pensamos en una placa metálica perforada, anclada a unos centímetros de la fachada para que la sombra y la textura de la pared resalten el texto.

Escuela de danza - XIII

En este momento, con la obra cerca de terminarse, diseñamos una placa identificativa para el establecimiento:

image

Este modelo no llegaría a elegirse, en favor de un segundo diseño. No obstante, en su momento elaboramos un par de fotomontajes para ilustrar al cliente:

image

image

Escuela de danza - XII

En el interior, los trabajos se han ido desarrollando mientras la fachada se completaba.

La pared de ladrillo ya está pintada y el volumen donde se alojan las máquinas de aire acondicionado, elaborado en cartón-yeso y pintado de negro.

El pasillo se había proyectado con paneles de virutas orientadas de madera (osb), y aunque se sugirieron otros acabados similares y más económicos, por motivos presupuestarios se ha acabado terminando con pintura blanca.

La sala continúa a la espera de las lunas de espejo y las barandillas que la convertirán en aula de danza.

Escuela de danza - XI

Victoriano, el albañil de la obra, observa la colocación de la maquinaria de aire acondicionado tras la rejilla de ventilación.

Escuela de danza - X

Alcanzada la altura total del muro cerámico, se colocaron dos perfiles UPN-140 como remate.

Dichos perfiles marcarán una línea de sombra para diferenciar las dos partes de la fachada, y soportarán toda la carpintería y cerrajería sobre ellos.

La parte superior se compone de ventanas oscilantes para la sala de baile, y rejillas sobre la puerta de acceso para que la maquinaria de aire acondicionado pueda tomar y expulsar aire.

Escuela de danza - IX

Con la fachada en marcha, comienza el montaje de las ventanas inferiores. Se trata de dos ventanas delgadas y altas, que contrastarán con el aspecto opaco y masivo de la arcilla.

image

El muro de termoarcilla ocultará la sala de baile. Consideramos necesaria cierta privacidad para que los usuarios pudieran desenvolverse con comodidad durante las clases. No obstante, creímos enriquecedor permitir un mínimo de vistas desde la calle al interior de la sala, lo justo para despertar la curiosidad de los peatones y crear interés acerca de lo que ahí dentro se desarrolle.

image

La albañilería en el exterior ya está prácticamente terminada, a falta de lavar y cepillar de los bloques cuando se termine la colocación del resto de elementos de fachada.

image

Escuela de danza - VIII

Con las obras en el interior avanzadas, se comienza la fachada.

Como ya hemos dicho, en el proyecto queríamos buscar una estética basada en materiales vistos, en bruto, pero que puntualmente contrastasen con otras partes más elaboradas. La fachada es la parte más representativa de esta idea de contraste.

Elegimos crear un muro de termoarcilla, un material que se caracteriza por su capacidad portante y sus características aislantes, dadas las celdas de aire que encierra en su interior. Gracias a estos bloques -de 24 cm de grosor- podríamos solucionar la fachada con una sola hoja.

image

El contraste se debe a que este material basto, que se fabrica para quedar revestido, lo íbamos a dejar visto, aunque con un aparejo más cuidado de lo habitual: piezas escogidas, tendeles de mortero perfectamente ejecutados y acabado final lavado y cepillado.

Contamos con que la fachada del edificio posee un generoso vuelo de 1,20 m y además la calle está en pendiente, por lo que previsiblemente la lluvia no generará problemas de humedad en las piezas cerámicas.

image

El muro está minuciosamente replanteado en sus 5 m de longitud, para minimizar los recortes y el desperdicio de material.

Escuela de danza - VII

En el interior se va terminando el montaje de las placas de cartón-yeso y la instalación de aire acondicionado.

Escuela de danza - VI

Con la fachada original todavía intacta, continúan los trabajos en el interior.

Una vez delimitada la altura del falso techo, se fija el resto de la perfilería para recibir los paramentos de cartón-yeso. Además se coloca el relleno aislante, y se comienzan a pasar los tubos de las diferentes instalaciones: electricidad, aire acondicionado, etc.